26 feb. 2014

La criatura

Este relato llega con un día de antelación. Pero me he apuntado a un grupo de escritura (Adictos a la escritura) y la presentación era hoy, no he podido posponerla. El ejercicio que nos pedían para participar era empezar un relato con la primera frase de una novela. Yo he escogido la novela Momo de Michael Ende (La historia interminable) y la frase con la que inicia es ésta: "En los viejos, viejos tiempos cuando los hombres hablaban todavía muchas otras lenguas, ya había en los países ciudades grandes y suntuosas." Así que aquí os dejo el relato. 

En los viejos, viejos tiempos cuando los hombres hablaban todavía muchas otras lenguas, ya había en los países ciudades grandes y suntuosas. En una de estas ciudades tiene lugar la historia que nos trae aquí, pero tristemente no sabría decirte en cuál, pues su nombre se ha perdido al transmitirse la historia de boca en boca. Fue en los tiempos en que los hombres, y también las mujeres, creían en la magia. En esos tiempos de mitología donde uno no llega a saber si los personajes son humanos con atributos sobrenaturales producidos por su mitificación, o si fueron criaturas que verdaderamente existieron.


El caso es que existió una mujer, rubia, de cabellos dorados narra el mito. Según esta historia, no era nativa de la ciudad, pero vivía en ella. Se dice que era una xana, aunque posiblemente fue una hermosa muchacha de la época. Cuentan que acudía al río, a peinar sus cabellos pero lo más probable es que fuese a lavar la ropa. Un día cercano al solsticio de verano, esta mujer se topó con un extraño ser de torso humano, pero de extremidades inferiores de animal. Unos cuentan que tenía patas de lobo, otros de cabra, otros dicen que de caballo, el caso es que todos coinciden que sus patas no eran humanas, no sabría decirte yo el porqué de esto. El ser ofreció a la mujer ser eternamente joven a cambio de que ésta le entregase un joven como sacrificio cada solsticio de verano. La mujer se negó a ello, y el ser se marchó del lugar temporalmente. Ella tenía miedo de volver a encontrarlo, tanto que nunca acudía sola al río y siempre lo hacía acompañada de otra mujer. Pero aproximadamente un año después del primer encuentro, la misteriosa criatura volvió a aparecer y las dos mujeres al verle corrieron para alejarse de él. Tal era el temor que tenían de volver a encontrarlo que rápidamente todas las mujeres se contagiaron de su miedo. Los hombres se organizaron y se propusieron que las mujeres acudiesen en grupos al río, y con su grupo siempre iría un hombre armado. Parece ser que este plan surtió efecto, pues no fue hasta el siguiente solsticio cuando volvieron a entablar contacto con el temible ser.

Las mujeres regresaron aquel día a la ciudad sorprendentemente pronto, llegaron corriendo y asustadas. El hombre armado que había partido junto a ellas, no había regresado con  ellas y éstas juraban que la criatura se lo había llevado. Rápidamente se organizó una batida para dar caza al ser. Los hombres se armaron y las mujeres se quedaron en el pueblo. Pero la búsqueda no tuvo ningún buen resultado y acabaron regresando con las últimas luces del día.

Nuevamente tuvo que pasar un año para volver a tener noticias de él. Esta vez los hombres creían ir mejor preparados, ya no iba uno solo con el grupo de mujeres, ahora marchaban tres junto a ellas. Sin embargo el resultado no fue muy alentador. Nuevamente las mujeres regresaron a la gran ciudad sin compañía. Esta vez algunas venían manchadas de sangre y pidiendo ayuda pues el monstruo les había atacado. Los hombres volvieron a organizar una batida, y sólo encontraron a uno de los tres guardias. Estaba tirado en el suelo, malherido y sin conocimiento, pero vivo. Le llevaron al pueblo para curarle y preguntarle qué recordaba de lo sucedido. Cuando despertó narró su historia. En ella, las mujeres habían escapado mientras ellos luchaban contra el extraño ser de extremidades no humanas. Éste dejó sin conocimiento a sus dos compañeros y él logró escapar antes de desmayarse y perder el sentido.

La criatura no volvió a aparecer hasta un año después, para entonces los lugareños estaban dispuestos a darle muerte. Sabían que siempre aparecía cerca de la fecha del solsticio de verano, así que le tendieron una trampa. Todos los hombres, salvo un puñado de ellos, se disfrazaron y vistieron como mujeres. Cuando la criatura apareció para atacar a los hombres que no iban disfrazados, todos se lanzaron contra ella. Consiguieron darla muerte y llevaron victoriosos el cadáver a la suntuosa ciudad. Mas nunca lograron hallar los cuerpos de los desaparecidos.


Tiempo después, la ciudad se vio atacada por un país enemigo y posteriormente envuelta en una guerra. Muchos de los que sobrevivieron a las batallas, contaron la historia que te acabo de contar yo a ti, pero tampoco se ha llegado a encontrar el cuerpo de la criatura. Yo imagino que nunca existió tal criatura, seguramente fuese algún hombre corpulento que vivía apartado de la sociedad. Algo tendría en las piernas para que dijesen que eran de animal, pero seguramente era tan humano como tú o como yo. En cuanto a los cuerpos que se dice que no fueron encontrados… la gente de la montaña es extraña, quizá fuese un caníbal, o quizá los hubiese enterrado. Estoy seguro que hay una explicación lógica para toda esta historia, al menos yo se la he intentado buscar. Lo que aún no logro explicar es por qué siempre aparecía cerca del solsticio de verano, y por qué nunca encontraron dónde vivía. Yo me hago ya mayor, así que esa tarea te la dejo a ti, que eres joven y podrás tener nuevas ideas que a mí no se me hayan ocurrido.


Eso es todo, espero que os haya gustado. Y esto cuenta como publicación de mañana ehhh.

10 comentarios:

  1. Muy dulce la idea de alguien contándole una historia fantástica a un joven, me ha gustado y el hecho de que se trate de una leyenda medio olvidado, de nombres perdidos, la hace verosímil. Está bien escrito, no le veo ningún pero a tu puntuación o redacción. Felicidades :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Amé ese tono de leyenda, supiste manejarlo muy bien.

    Me gustó mucho!

    besito

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, acabo de ver los comentarios porque apenas me conecté estos días. Me alegro que os gustase y no esperaba recibir ningún comentario (y nada más y nada menos que de las dos últimas adictas). Los comentarios animan más a escribir, y más si son buenos como los vuestros.
    Espero poder leer a lo largo de esta semana los relatos del resto de participantes, y lógicamente los vuestros.

    Un beso para ambas y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, las leyendas siempre tienen algo de verdad aunque se suelan tergiversar las cosas para darles más misticismo. A ver en qué terminará la historia un par de generaciones después. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Las leyendas son un género muy interesante, más si se saben contar, como es tu caso.
    Pues sí, muy bien contada tu narración, te felicito: Doña Ku

    ResponderEliminar
  6. Osnolasaga, la historia dos generaciones después quizá acabe con que se trataba de un alienígena, aunque no fuese así. Pero como has dicho, las cosas se tergiversan en las leyendas.
    Dora, gracias significa mucho para mí.

    Un beso para vosotras dos también.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con todos los comentarios anteriores, has descrito la leyenda perfectamente, no quitaria nada. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Está bastante interesante ^^. Siento el retraso, soy de las que tardan horrores en leer los relatos, pero siempre acabo pasando.

    ResponderEliminar
  9. No te preocupes Déborah, siempre serán bienvenidos los comentarios aunque sean "fuera de la fecha oficial".

    ResponderEliminar